domingo, 5 de octubre de 2008

Rockefeller, los Nazis y las Naciones Unidas

La Fundación Rockefeller es el principal patrocinador de las relaciones públicas para el drástico programa despoblacional de las Naciones Unidas. La evidencia respecto a la posesión de un creciente número de investigadores en Estados Unidos, Inglaterra y Alemana demuestra que la Fundación y sus asociadas corporativas, médicas y políticas organizaron el programa de asesinato racial masivo de la Alemania nazi.

Estos globalizadores, que funcionan como un conducto para la geopolítica del Imperio Británico, no se detuvieron luego de la Segunda Guerra Mundial. Esta alianza en Naciones Unidas de la antigua derecha nazi con la nueva izquierda plantea hoy al mundo un peligro inclusive más grave que el de 1941. El monopolista petrolero John D. Rockefeller creó la Fundación Rockefeller, gobernada por su familia, en 1909. Hacia 1929 él había transferido valores por 300 millones de dólares de las ganancias que le proporcionaba el control de la familia en la Standard Oil Company de Nueva Jersey (ahora llamada Exxon) a la cuenta de la Fundación.

El dinero de la Fundación sirvió para crear la especialidad médica conocida como Genética Psiquiátrica. Para el nuevo campo de experimentación, la Fundación reorganizó la enseñanza médica en Alemania, creando y posteriormente dirigiendo en forma permanente el Kaiser Wilhelm Institute for Psychiatry [Instituto “Kaiser Guillermo” para Psiquiatría] y el Kaiser Wilhelm Institute for Anthropology, Eugenics and Human Heredity [Instituto “Kaiser Guillermo” para Antropología, Eugenesia y Herencia humana]. El presidente ejecutivo de la Fundación de estas dos instituciones de los Rockefeller fue el psiquiatra fascista suizo Ernst Rudin, asistido por sus protegidos Otmar Verschuer y Franz J. Kallmann.

En 1932, el movimiento “Eugenesia” conducido por los británicos designó al Dr. Rudin, de los Rockefeller, como presidente de la Federación Eugenésica mundial. El movimiento reclamaba la matanza o la esterilización de las personas cuya herencia los convertía en una carga pública, a través de lo que fueron luego las Leyes Raciales. Unos pocos meses después, Hitler tomó el poder en Alemania y el dispositivo Rockefeller-Rudin se convirtió en una sección del Estado nazi.

El régimen designó a Rudin como presidente de la Sociedad de Higiene Racial. Rudin y su personal, como parte de la Fuerza de Tareas de Expertos en Herencia dirigida por el Heinrich Himmler, jefe de las SS, preparó la ley de esterilización. Descripta como un Ley Modelo Americana, fue admitida en julio de 1933 e impresa con orgullo en septiembre de 1933 en Eugenical News (Estados Unidos) con la firma de Hitler. El grupo Rockefeller preparó otras leyes raciales, también basadas en las ordenanzas legales del Estado de Virginia.

Otmar Verschuer y su ayudante Josef Mengele redactaron juntos informes para las cortes especiales, los que reforzaron las leyes de pureza racial contra la cohabitación de arios y no-arios. La unidad “T4” de la Cancillería de Hitler, basada en psiquiatras dirigidos por Rudin y su personal, cooperó creando películas de propaganda para vender el asesinato misericordioso (eutanasia) a los ciudadanos alemanes. El público reacción en contra: Hitler tuvo que sacar de circulación una película sentimentaloide, el Derecho de morir, que se proyectaba en las salas cinematográficas.

Pero el propio trabajo básico todavía no había sido implantado. Bajo los nazis, la compañía química alemana I. G. Farben y la Standard Oil de Nueva Jersey de los Rockefeller fueron en realidad una única firma, fusionada en cientos de acuerdos de cártel. I. G. Farben fue conducida hasta 1937 por la familia Warburg, socia de los Rockefeller en la banca y en el diseño de la eugenesia de la Alemania nazi. Luego de la invasión alemana a Polonia en 1939, la Standard Oil se comprometió a mantener vigente la fusión con I. G. Farben aún cuando Estados Unidos ingresara a la guerra.

Esto fue expuesto por el senador Harry Truman, miembro de un comité investigador, y el presidente Roosevelt aprobó cientos de medidas legales durante la guerra, para impedir que el cártel Standard-I. G. Farben respaldara la maquina bélica enemiga.

En 1940-41 I.G. Farben construyó una gigantesca fábrica en Auschwitz, en Polonia, para utilizar las patentes Standard Oil/I.G. Farben con el trabajo esclavo en los campos de concentración para fabricar gasolina a partir del carbón.

La SS fue asignada para custodiar a los judíos y otros internados y seleccionar para la muerte a los que eran incapaces de llevar a cabo el trabajo esclavo en I. G. Farben. El presidente alemán de Standard, Emil Helfferich, testificó luego de la guerra que fondos de Standard Oil ayudaron a pagar los sueldos de los guardias SS en Auschwitz. En 1940, seis meses luego del notorio encuentro Standard-I.G. meeting, Daniel O´Brian, funcionario europeo de la Fundación Rockefeller, escribió a Alan Gregg, el principal funcionario medico de la Fundación, que «sería desafortunado que se decidiera detener la investigación que no tiene relación con los temas bélicos”, por eso la Fundación continuó financiando la “investigación psiquiátrica” nazi durante la guerra.
En 1936, el Dr. Franz Kallman, de la Fundación Rockefeller, interrumpió su estudio sobre la degeneración hereditaria y emigró a Estados Unidos, porque era medio judío. Kallmann fue a Nueva York y estableció el Departamento de Genética Médica del Instituto de Psiquiatría del Estado de Nueva York. El Rito Escocés de la Masonería Libre publicó el estudio de Kallman sobre más de 1000 casos de esquizofrenia, en el que trataba de probar su base hereditaria. En el libro, Kallmann agradeció a su jefe y mentor durante tanto tiempo: el Dr. Rudin.

El libro de Kallmann, publicado en 1938 en Estados Unidos y en la Alemania nazi, fue utilizado por la unidad T4 como racionalización para comenzar en 1939 el asesinato de pacientes con problemas mentales y de varias personas “defectuosas”, quizás la mayoría de ellos niños. El gas y la inyección letal fueron utilizados para asesinar a 250.000 personas en este programa, en el que el personal fue desensibilizado y entrenado para un programa más amplio de asesinatos.
El Dr. Mengele. En 1943, el asistente de Otmar Verschuer, Josef Mengele, fue nombrado comandante médico de Auschwitz. Como director en tiempos de guerra del Instituto «Kaiser Guillermo» para Antropología, Eugenesia y Herencia Humana en Berlín, Verschuer aseguró fondos para los experimentos de Mengele en Auschwitz, por parte del Consejo de Investigación alemán.

Verschuer escribió un informe sobre la marcha del programa al Consejo: “Mi colega investigador en esta investigación es mi ayudante, el antropólogo y médico Mengele. Él está sirviendo como Hauptstuermfuehrer [Jefe Superior de Asalto] y Médico del campo, en el campo de concentración de Auschwitz... Con el permiso del Jefe del Reich, el SS Himmler, la investigación antropológica se está llevando a cabo sobre varios grupos raciales en los campos de concentración y muestras de sangre serán enviadas a mi laboratorio para investigación”. Mengele recorrió las líneas ferroviarias que llevaban a Auschwitz, buscando mellizos –un tema favorite de los psiquiatras genetistas. Al llegar a la estación experimental de Mengele, los mellizos llenaban un “cuestionario detallado, elaborado por el Instituto “Kaiser Guillermo”.

“Había extracciones diarias de sangre para la investigación de “proteínas específicas” de Verschuer. Se inyectaban agujas en los ojos para trabajar sobre el color ocular. Había experimentos de transfusiones e infecciones de sangre. Se removían órganos y miembros, algunas veces sin anestesia. Se intentaba el cambio de sexo. Las mujeres eran esterilizadas y los hombres eran castrados. Miles eran asesinados, y sus órganos, globos oculares, cabezas y miembros eran enviados a Verschuer y al grupo Rockefeller en el Instituto “Kaiser Guillermo”.

En 1946, Verschuer escribió al Bureau of Human Heredity [Oficina de Herencia Humana] situado en Londres, pidiendo ayuda para continuar su “investigación científica” Estiramiento facial. En 1947, el Bureau se mudó de Londres a Copenhague.

El nuevo edificio danés para esta organización fue construido con dinero de los Rockefeller. El primer Congreso Internacional en Genética Humana, luego de la Segunda Guerra mundial, se celebró en esta institución danesa en 1956. En ese momento, Verschuer era miembro de la Sociedad Eugenésica Americana, entonces indistinguible del Consejo de Población, propiedad de la familia Rockefeller. El Dr. Kallmann ayudó a salvar a Verschuer, al testificar en sus procedimientos desnazificadores.

El Dr. Kallmann creó la Sociedad Americana de Genética Humana, que organizo el Human Genome Project [Proyecto sobre el Genoma Humano], un esfuerzo multicultural físico actual de 3 mil millones de dólares. Kallmann fue director de la Sociedad Eugenésica Americana en 1952 y desde 1954 a 1965.
En los 1950s, los Rockefeller reorganizaron el movimiento eugenésico estadounidense en sus propias oficinas familiares, con efectos en los grupos de control poblacional y de aborto. La Sociedad Eugenésica cambió su nombre por el de Sociedad para el Estudio de la Biología Social, su actual nombre.
La Fundación Rockefeller financió durante mucho tiempo los movimientos eugenésicos en Inglaterra, aparentemente repagando a los británicos por el hecho que el capital británico y un socio inglés inició a John D. Rockefeller en su emporio petrolero. En los 1960s, la Sociedad Eugenésica de Inglaterra adoptó lo que ellos llamaban la cripto-eugenesia, afirmando en sus informes oficiales que ellos difundirían la eugenesia a través de medios e instrumentos no etiquetados como eugenésicos.

Con el apoyo de los Rockefeller, la Sociedad Eugenésica (Inglaterra) instituyó un subcomité llamado International Planned Parenthood Federation [Federación Internacional de Paternidad Planificada], que durante 12 años no tuvo otra dirección que la de la Sociedad Eugenésica. Ésta, en consecuencia, es el dispositivo privado e internacional que ha establecido al mundo para un holocausto global, bajo la bandera de las Naciones Unidas.
Anton Chaitkin, «¡Control poblacional, los Nazis y las Naciones Unidas!»

Los ROCKFELLER y los ASESINATOS MASIVOS
http://www.tetrahedron.org/articles/new_world_order/UN_Rockefeller_Genocide.html