martes, 4 de noviembre de 2008

VIVIR CON VIH NO ES UNA CONDENA A MUERTE















Por Frank Green
Extractado de “The Cleveland Free Times” marzo de 1995. Traducción y Adaptación por Néstor Lástrónico.

Capítulo Final: Looking through this dirty crystal.

Pero ya no es suficiente con adoptar una actitud neutral, o estar de acuerdo en no estar de acuerdo. Es hora de contestar el fuego con el fuego. Debemos proveer a la gente de la información que necesita para tomar decisiones. Todo el mundo conoce ya un lado de la historia. ¿Por qué no le podemos mostrar el otro?

Yo mismo he estado al borde del agotamiento. Estoy cansado de obsesionarme con una enfermdad que no tengo. Cansado de luchar con un monstruo tan grande como la industria del sida. Sobre todo, cansado de convencer a la gente de que gozo de buena salud. Ya es hora de seguir con otras cosas.

Con el valor que me dan mis convicciones, he dejado el programa Free Clinic. Pasaron, ya, los días en que me contaban las células T, y me aterrorizaba por una simple tos. Si alguna vez me enfermo gravamente y no puedo explicar porque, volveré a ingresar a la zona del dominio del sida. Por ahora, agradezco haberme podido escapar de sus garras.

Nada podrá volver a mis amigos a la vida. A Diane y a Julie, a Cliff, Ann y Michel, y tantos otros, les dedico estos cinco años de duro trabajo, y un corazón lleno de dolor.
Por Frank Green
Extractado de “The Cleveland Free Times” marzo de 1995.
Traducción y Adaptación por Néstor Lástrónico.

Capítulo Final: Looking through this dirty crystal.
Lector, te ofrezco algunas palabras, duramente ganadas, de consejo, que espero que sean las últimas que tenga que decir sobre el tema: Si gozas de buena salud, y no te has hecho el test de HIV NO TE LO HAGAS. Podrías llegar a sufrir mucho y pasar por una prueba demoledora. Si tienes sida, evita el AZT, trata cada una de las enfermedades en vez del HIV, y cree, sobre todo cree que es posible sobrevivir.

Y si, como yo, eres HIV positivo y gozas de buena salud, confía en tu cuerpo. Dice un viejo refrán, que ojalá yo hubiera seguido hace años: Si algo no está roto, mejor no lo arregles.

Este artículo, es la vida de un hombre que inspira, y da esperanza a los millones de enfermos de sida y portadores de HIV que existen en el mundo. Personalmente espero que la humanidad llegue más allá de otorgar esperanza. Espero que algún día no se distinga entre HIV positives y HIV negatives. Sólo somos seres humanos, y , como quiera que sea todos y cada uno de nosotros estamos condenados a muerte. La mortalidad humana es un gran peso, pero es también una gran razón para aprovechar cada minuto como si fuese el último.
TooLNima®