martes, 2 de septiembre de 2008

LOS HUEVOS DE GALLO - PARTE 2

A pesar de que su reciente teoría de cancer le ha devuelto el respeto en los círculos científicos y en los medios (Scientific American 2004, 2007, Discover 2008), el profesor Duesberg sigue sin recibir subvenciones; viaja continuamente a Alemania para dirigir sus trabajos científicos. Mientras Duesberg y otros científicos
siguen dudando que el VIH mate las celelulas, sus dudas son aún más problemáticas si consideramos los ataques personales coordinados por Gallo y su más cercano grupo de colaboradores en contra de todos aquellos que muestran dudas legítimas sobre los cuestionables informes de Gallo.

Gallo y Weiss establecieron en 1975 que habían aislado el virus de la leucemia, el virus HL23, pero luego se demostró que sus experimentos daban falsos resultados debido a que su laboratorio estaba contaminado por tres retrovirus de primates. En 1980, Gallo proclamó haber aislado una célula T humana del virus de la leucemia (HTLV), pero no presentó evidencias positivas de que aquello pertenecía a un virus humano. Durante 1983-84, Gallo y sus asociados, publicaron varios artículos donde afirmaban que el Virus de la Leucemia Humana (HTLV-1) era un agente causante del desarrollo del SIDA. Esta afirmación fue desestimada pero, mientras tanto, desviaron la atención de muchos científicos, malgastando tiempo y recursos que podrían haberse destinado a un mejor uso.

...



.."Ronald B Reisler M.D., M.P.H. hizo un estudio de 5 años sobre 3000 pacientes deVIH/SIDA que tomaban los cócteles antiretrovirales. Descubrió que:
322 pacientes sufrieron enfermedades de SIDA, siginificando esto que alguno de ellos portaban manifestaciones de enfermedad yacente. Sin embargo:
  • 675 pacientes sufrieron alguna circunstancia de "Grado 4", lo que significa enfermedad amenazadora para la vida atribuida a los fármacos, no al virus. La mayoría de los efectos secundarios más comunes fueron:
    1. Fallo hepático
    2. Neutropenia (pérdida de leucocitos)
    3. Anemia (pérdida de glóbulos rojos)
    4. Ataques cardiovasculares, incluídos ataques al corazón.
    5. Pancreatitis
    6. Desórdenes psiquiátricos
    7. Fallo renal
    8. Trombocitopenia
    9. Hemorragia
En resumen, el doble de pacientes enfermó más por efecto de los fármacos que por el SIDA, justamente lo que Duesberg ya predijo a finales de los 80.