sábado, 14 de junio de 2008

CARTA A LA VANGUARDIA

"http://www.lavanguardia.es/lv24h2007/20080520/53465596528.html"

Tengo 43 años y se me considera seropositiva desde hace casi 24. Como ve soy ya veterana, pero ni me ataca la lipodistrofia, ni mi hígado padece una degradación flagrante, ni me aqueja ninguna de aquellas enfermedades llamadas sida que muy acertadamente algunos medios de comunicación, han dado en llamar enfermedades de los antiretrovirales. Y es que yo jamás he consumido esos fármacos, lo que a mi entender me ha mantenido en un estado de salud envidiable incluso para un alto porcentaje de gente llamada seronegativa.

Mi denuncia es por la "ausencia" de este tipo de datos. Los medios de comunicación no son enteramente responsables de esto, ya que ni siquiera la propia administración pública sanitaria, reconoce que existen personas que como yo, que pensamos que intentar curarnos con venenos es la más absurda de las locuras, y nos decantamos por un camino, que por lo extraoficial, se ha ido convirtiendo en personal, sin ningún apoyo médico porque nadie se atreve a apoyarnos.

Puntualizo que he intentado hacer llegar esta misma denuncia al propio Palacio de la Moncloa instándoles a efectuar un estudio íntegro sobre casos como el mío, que los hay, aquí en España y en el resto del mundo. Les he pedido que se nos reconozca públicamente y se nos respete en nuestra decisión, más aún cuando el tiempo ha venido ha demostrar que fue y es una decisión adecuada. Se nos viene a llamar disidentes, como si el estar en contra de lo oficialmente establecido, fuera una tara que a priori nos dejase fuera del entendimiento y la razón. Pero no disentimos, sólo escogimos el camino que consideramos correcto y aún cuando el tiempo nos ha demostrado que fue acertada nuestra decisión, la sociedad, los medios de comunicación y los propios gobiernos, parecen no estar de acuerdo que estar sanos y vivos sin las medicaciones mortales y después de más de dos décadas, sea motivo suficiente para iniciar un estudio científico riguroso sobre el tema y ver qué es lo que está ocurriendo realmente.

Creo, que si bien los gobiernos y el sistema sanitario en su conjunto, por interés político, económico o lo que sea, no se atreven a reconocer que existimos, creo insisto, que los medios de comunicación sí tienen una responsabilidad como últimos representantes de "la verdad" que todos los ciudadanos nos merecemos.

Ni un solo artículo en los medios de comunicación, ni en la televisión ni en la prensa, jamás se nos ha mencionado. Creo una crueldad inmoral que se oculte en las salas de virología, la existencia de personas que llevamos una vida perfectamente normal, sin desintegrarnos poco a poco con los efectos secundarios de esos fármacos mortales. Y una irresponsabilidad cómplice, que se oculte en los medios de comunicación, pues es el último eslabón que queda para que la sociedad "sepa", especialmente aquellos a quienes afectaría directamente esta información.

Las personas diagnosticadas que optamos por prescindir de los fármacos, somos una prueba viviente que el límite de conteo de cd4 que se utiliza para iniciar los tratamientos farmacológicos mortalmente nocivos, son una locura. Si hubiese seguido las prescripciones oficiales, yo hubiera debido empezar a medicarme desde el principio, y le garantizo, que hoy por estaría muerta y enterrada. Debe usted tener en cuenta, que estos tratamientos fueron descubiertos a partir de la investigación del cáncer, y que desde un principio se desestimó por lo altamente tóxico y perjudicial. Después el sida, con sus "colectivos prescindibles", abrió la puerta incondicional a su uso.

Estoy de acuerdo en cualquier caso, que estos fármacos que con el tiempo dicen, son menos perjudiciales, seguro han salvado la vida en muchas ocasiones, en personas tanto seronegativas como seropositivas, y es que su efecto es como una bomba que "levanta a un muerto". Sin embargo, mientras que en una persona seronegativo, el tratamiento tiene un principio y un fin, lo que da al cuerpo la oportunidad de recuperarse en el tiempo, en un seropositivo no acaba nunca, acabando por desarrollar todas esas enfermedades llamadas sida.

Confieso que estoy escribiendo esto aún a sabiendas que todo quedará en otro intento fallido, o cuento menos con la sospecha. Debe perdonarme este absurdo, es este afán mío de dejar de ser otro fantasma del que los virólogos huyen y al que los mass media y el gobierno ignoran.

NÚRIA GIL, Valencia

1 comentario:

Suso. Compostela dijo...

Me siento absolutamente identificado con lo que acabo de leer en el blog, escrito por Nuria Gil, de Valencia. Podría decir que en lo que a nuestra salud se refiere, es prácticamente un caso calcado al mío..... y que yo sepa, al de por lo menos otra media docena de personas que conozco personalmente. Y digo yo que se tendría que ver la posibilidad de hacer un registro (informáticamente inocuo) con el único afán, por supuesto, de cuantificar realmente cuantas personas hay en España (para empezar) en la misma situación. Cuántos seremos los que llevamos 20 o 25 años diagnosticados y sin haber tomado ninguna mierda de esas y nos hemos mantenido y mantenemos con buena salud. Cuántos ??? Cientos..., miles ??? Nos harían caso entonces de una puñetera vez.... o radicalmente ya tendrían que mandar a los comandos a eliminarnos para no joderle el negocio a los que ya de sobra sabemos ????? No les hace falta. Somos una pandila de pringaos que estamos muy lejos de causarles el mas mínimo poblema...........

Porque está ya muy claro que, como se dice por estas tierras… “isto xa cheira”

Si hay algun informático que controle, que avise

Suso. Santiago de Compostela