martes, 31 de marzo de 2009

peligro de los antiretrovirales




¿POR QUÉ EL PRESIDENTE SUDAFRICANO THABO MBEKI Y
LA DRA. MANTO TSHABALALA-MSIMANG, MINISTRO DE
SALUD PÚBLICA, NOS PONEN EN GUARDIA ANTE EL USO
DE LOS FÁRMACOS ANTIRETROVIRALES, COMO EL AZT?


ESTOS PRODUCTOS,
¿SON BENEFICIOSOS PARA LA SALUD DE LA GENTE?,
¿MEJORAN A LOS ENFERMOS?,
¿O SON TREMENDAMENTE VENENOSOS Y TOTALMENTE
INÚTILES?

Presentado por el abogado sudafricano Anthony Brink,
presidente del Grupo de información sobre tratamientos (TIG),
al ‘‘Congreso estratégico interactivo provincial acerca del abordaje
holístico del tratamiento y manejo del VIH y Sida’’, organizado
por el Ministerio de Salud Pública de KwaZulu-Natal
en Pietermaritzburg del 22 al 24 de Noviembre de 2006


‘‘Preocupados por responder de forma apropiada [al SIDA en Sudáfrica],
muchas personas y organizaciones de nuestro país han hecho un llamamiento al
gobierno para que distribuya el fármaco AZT en nuestro sistema público de
salud ... Existe una gran cantidad de bibliografía científica que sostiene, entre
otras cosas, que la toxicidad de este fármaco es tal que se considera, de
hecho, un peligro para la salud. Todo ello suscita una gran preocupación al
gobierno, ya que sería responsable de no tener en cuenta las serias advertencias
que los investigadores médicos han estado dando. Por lo tanto, pedí a
la Ministro de Salud Pública, como objetivo urgente, profundizar todos estos
temas para que, hasta donde sea posible, nosotros mismos, incluidas
las autoridades médicas de nuestro país, tengamos certeza de dónde
reside la verdad‘‘.
--- Discurso del Presidente Thabo Mbeki en el Congreso, el 28 de Octubre de 1999

‘‘[La Dra. Tshabalala-Msimang confirmó que existían realmente] una serie de
investigaciones y de informaciones científicas que señalaban que el
AZT era un fármaco peligroso, y que no se había desarrollado para el
tratamiento de la infección del VIH/SIDA. Puesto que era incapaz de dirigirse
únicamente contra el virus de inmunodeficiencia humana cuando se
administraba en el organismo, posteriormente debilitaba el sistema
inmunitario. También existía riesgo de que... las madres que tomaran el fármaco
pudieran dar a luz niños con deficiencias. Tshabalala-Msimang dijo
que a su Ministerio no le haría ninguna gracia mirar al pasado después de diez o
quince años y encontrarse con que habían expuesto a un fármaco peligroso
a la mayor parte de la población más desfavorecida históricamente
en Sudáfrica. … no había datos que probasen que el AZT era útil para las
víctimas de violaciones’’.
--- Informe SAPA de la declaración de la Dra. Manto Tshabalala-Msimang fuera
del Congreso, inmediatamente después de la advertencia del
Presidente Mbeki acerca del AZT, el 28 de Octubre de 1999
‘‘Los fármacos antirretrovirales autorizados actualmente en el Reino Unido son
la Zidovudina (azidotimidina) [AZT], zalcitabina (ddC) y didanosina (ddI) ... Todos
ellos son muy tóxicos. Se puede provocar la supresión de la médula ósea con
cualquiera de los tres, así como una neuropatía periférica’’.
--- Adverse Drug Reaction Bulletin, Nº 178 (1996)

‘‘El AZT es un fármaco que se desarrolló para ser empleado para la
quimioterapia de los pacientes con cáncer. Sin embargo, nunca se llegó a
utilizar en los mismos, ya que se lo consideró demasiado tóxico para ello.
Las pruebas realizadas han demostrado claramente que las ratas expuestas
al AZT [en el útero, durante la gestación] desarrollaban cáncer en la
vagina. Se trata de un hallazgo muy grave. Existen otros datos toxicológicos
con respecto al AZT, como las lesiones en los nervios, músculos y
médula ósea. Es necesario evaluar todos estos datos de forma muy
exhaustiva. Como Ministro de Salud Pública, tengo la responsabilidad de
garantizar que los sudafricanos reciban una atención sanitaria apropiada
y accesible. Esta responsabilidad se extiende a la garantía de que ninguna
intervención en materia de salud pueda llegar a tener un efecto negativo a
largo plazo sobre la población’’.
--- Discurso de la Dra. Tshabalala-Msimang en el Congreso, el 16 de Noviembre de 1999

‘‘... para los pacientes con SIDA, es necesario desarrollar de forma urgente un
remedio que sustituya a esta sustancia tóxica, el AZT’’.
--- Hayakawa y cols. en Biochemical and Biophysical Research Communications
176:87-93 (1991)

‘‘Se sabe que el AZT es un cancerígeno ... El tema es que algunos de los ratones
[expuestos al AZT en el útero] han contraído cáncer [*]. Ataca la médula ósea. Es
muy tóxico’’.
--- Declaración de la Dra. Tshabalala-Msimang al Mail&Guardian, el 1 de Diciembre de 1999

‘‘Es evidente por sí mismo que los AANs [antirretrovirales análogos de los
nucleósidos, como el AZT], al igual que otros fármacos, presentan efectos
secundarios. Sin embargo, la toxicidad mitocondrial frecuente y, en ocasiones
grave que producen los AANs tiene un espectro especialmente amplio de dianas
tisulares y de mecanismos de toxicidad: hematológica [sangre], miopatías
[músculos], cardiotoxicidad [corazón], hepatotoxicidad [hígado], neuropatía
periférica [nervios]’’.
--- Lewis y Dalakas en Nature Medicine 5:417-22 (1995)

‘‘[El AZT y los otros fármacos análogos de los nucleósidos] son mucho más tóxicos
que lo que se consideraba con anterioridad... La capa de células adiposas situada
directamente bajo la piel, que se va consumiendo... está llena de mitocondrias...
otros efectos secundarios frecuentes [del AZT y otros fármacos similares] son el
deterioro nervioso y muscular, pancreatitis y una reducción de la producción de
células sanguíneas... manifestaciones que recuerdan las originadas por
enfermedades mitocondriales hereditarias’’.
--- Brinkman y cols. en el Lancet 354(9184):1112-5 (1999)

‘‘Lo que estamos tratando de hacer es de analizar la información para que [si] los
ciudadanos del país... toman AZT, lo hagan concienzudamente, para que
mañana nadie pueda decir que no se les había dicho’’.
--- La Dra. Tshabalala-Msimang, en el documental de la e.tv
‘‘La verdad sobre el AZT’’ del 12 de Diciembre de 1999

‘‘El AZT fue sometido a ensayos clínicos y se introdujo como fármaco específico
frente al VIH muchos años antes de que hubiera datos que demostraran que las
células de los pacientes pueden producir la trifosforilación del compuesto
original en un grado que se considera suficiente para su posible acción
farmacológica. No obstante, a partir de las evidencias publicadas desde 1991, se
ha esclarecido que no tiene lugar dicha fosforilación y, por tanto, que el AZT no
posee un efecto anti-VIH. Sin embargo, la bibliografía científica aclara... una
serie de mecanismos bioquímicos que hablan de la posibilidad de una toxicidad
generalizada y grave derivada del uso de este fármaco... En función de todos
estos datos, es difícil, por no decir imposible, explicar por qué se introdujo el
AZT y el hecho que aún siga siendo el fármaco anti-VIH más recomendado y
empleado. [La administración continuada de AZT] ya sea sola o en
combinación... a los pacientes seropositivos al VIH o con SIDA, exige llevar a
cabo una revisión urgente’’.
--- Papadopulos-Eleopulos y cols. en el Current Medical Research and Opinion 15,
Suplemento 1: ‘‘A Critical Analysis of the Pharmacology of AZT and its Use in
AIDS’’ (Un análisis crítico de la farmacología del AZT y su uso en el Sida) (1999)

‘‘RETROVIR (ZIDOVUDINA) PUEDE ASOCIARSE CON TOXICIDAD
HEMATOLÓGICA, INCLUSO GRANULOCITOPENIA Y ANEMIA GRAVE
[destrucción masiva de eritrocitos y de glóbulos blancos (inmunitarios),
respectivamente]... LOS ANTIRETROVIRALES ANÁLOGOS DE LOS NUCLEÓSIDOS,
INCLUIDO EL RETROVIR... SON POTENCIALMENTE FATALES’’.
--- GlaxoSmithKline: ‘‘Prospecto informativo’’ del AZT

‘‘Lo que provoca, suprime el sistema inmunitario. Justo el sistema que queremos
estimular. ... No tomaría AZT, no lo tomaría’’.
--- La Dra. Tshabalala-Msimang en ‘‘La verdad sobre el AZT’’, el 12 de Diciembre de 1999

‘‘[Debido a sus] potentes propiedades inmunodepresivas... una inmunodepresión
profunda... acompaña con frecuencia el tratamiento con fármacos análogos de
los nucleósidos... tienen numerosas toxicidades asociadas,
y entre ellas algunas pueden ser graves. Tiene particular importancia
la inmunosupresión, que aparece regularmente con los programas
protocolizados de tratamiento. Cada uno de los análogos de los nucleósidos está
asociado con una profunda linfocitopenia [agotamiento de las células
inmunitarias], con inversión de la relación CD4/CD8, y con infecciones
oportunistas’’.
--- Cheeson, Keating y Plunkett, Nucleoside Analogs in Cancer Therapy (Los análogos de
los nucleósidos en el tratamiento del cáncer) (New York: Marcel Dekker Inc., 1997)

‘‘En su carta dirigida a mí con fecha de 19 de junio, hace la extraordinaria
afirmación de que el AZT potencia el sistema inmunitario. Ni siquiera el
fabricante de este fármaco hace esta aseveración tan falta de rigor científico.
La realidad es precisamente la contraria a la que usted comenta, ya que el AZT
es inmunosupresor. En contra de las afirmaciones que hace a favor del AZT,
todas las autoridades médicas responsables dan advertencias de forma reiterada
acerca de la toxicidad de los fármacos antirretrovirales, entre los que se incluye
el AZT’’.
--- El Presidente Mbeki en la carta dirigida al líder del partido DA (Alianza Democrática)
Tony Leon, el 1 de Julio de 2000
---
‘‘El fármaco [AZT] puede inhibir la producción de eritrocitos y reducir el recuento
de leucocitos hasta un punto en que puede ser preciso interrumpir el uso del
mismo para evitar infecciones’’.
--- Información entregada a la prensa por la Food and Drug Administration
estadounidense el 5 de Marzo de 1990

‘‘Pienso que el AZT sólo puede acelerar la muerte de un individuo. Se trata de
una enfermedad inmunológica, y lo único que hace el AZT es dañar aún más a
un sistema inmunitario ya diezmado’’.
--- El Profesor Jay Levy, Director del laboratorio de investigación de tumores y del virus
del Sida de la Universidad de California en San Francisco, en el Newsday del 12 de Junio
de 1990

‘‘El amplio seguimiento de pacientes en un ensayo [de AZT], el estudio
Concorde, ha demostrado un aumento significativo del riesgo de muerte entre
los pacientes tratados de forma temprana’’.
--- Phillips y cols. en el New England Journal of Medicine 336: 958-959 (1997)

‘‘No quiero que me empujen y me presionen para alcanzar el objetivo de
que tres millones de personas sean tratadas con antiretrovirales dentro del
2005. La OMS estableció ese objetivo por sí misma. No nos consultaron...
No se trata de buscar números. Se trata de la calidad de la asistencia sanitaria
que ofrecemos a nuestra gente... Yo también continuaré advirtiendo a la gente
respecto de los efectos secundarios de los ARVs. No puedo pararme en un
pedestal y decir que todo va bien... Es una cuestión totalmente decisiva que
nuestra gente conozca los efectos secundarios, especialmente porque éstas son
medicinas nuevas y no se sabe mucho sobre ellas. Cuando nos presionaron para
emplear los ARVs, hemos advertido realmente acerca de los efectos secundarios,
y cuando recibo informes respecto a la gente que toma ARVs, nadie me muestra
cuánta gente se rebeló al programa o murió a causa de los efectos secundarios.
No sé qué sucede con aquellos que comenzaron a tomar antiretrovirales... Hubo
un tiempo en el cual nos dijeron que diéramos los ARVs a todos y nos opusimos.
Creo que teníamos razón... Cuando se trate de hablar de los efectos secundarios,
yo siempre haré eso... Debemos ser rectos y honestos cuando informamos a los
ciudadanos acerca del uso de los ARVs... No estoy contenta [con los informes que
refieren cuánta gente está siendo tratada con ellos] y preguntaré [a los expertos
de estadística] para establecer cuánta gente ha muerto a causa de la toxicidad
de los ARVs. Continuaré educando a la gente de este país acerca los efectos
secundarios de los ARVs... me conoces, yo digo la verdad’’.
--- La Dra. Tshabalala-Msimang, durante la conferencia informativa en Union Buildings en
Pretoria, el 5 de Mayo de 2005

‘‘Los resultados de este estudio de colaboración, que englobaba... más de 20.000
pacientes con VIH-1 de Europa y Norteamérica, demuestran que la respuesta
virológica tras el comienzo del TARGA [Tratamiento antirretroviral de gran
actividad] ha mejorado continuamente desde 1996. Sin embargo, no ha habido
una reducción correspondiente en los porcentajes de Sida o de muerte, hasta a
un año de seguimiento. Por el contrario, había alguna evidencia de cierto
aumento en el porcentaje de Sida en el periodo más reciente. [Hemos advertido
una] discrepancia entre la clara mejoría que hemos registrado en la respuesta
virológica y los porcentajes aparentemente peores de la progresión clínica’’.
--- The Antiretroviral Therapy (ART) Cohort Collaborative (Estudio de colaboración de
cohortes de la terapia antiretroviral –ART-), en el Lancet 368:451-458 (2006)

‘‘Los principales hallazgos son que a pesar de la mejoría inicial en el control
virológico... no existe una mejora significativa en la respuesta inmunológica
inicial medida a partir del recuento de linfocitos CD4, ni una reducción de la
mortalidad global, pero sí un aumento significativo del riesgo combinado de
Sida y muerte relacionada con el Sida en los últimos años’’.
--- Editorial del Lancet que comentaba ‘‘estas tendencias un poco paradójicas’’
mencionadas en el estudio que acabamos de citar

‘‘El informe de Cabo Occidental mostraba que de un total de 4.251 pacientes
inscritos en 3 meses, fallecieron en total de 207 (4,8%). Del total de 2715
pacientes inscritos en 6 meses, fallecieron en total de 196 (7,2%). De los 914
pacientes inscriptos en 12 meses, fallecieron 114 (12,2%)’’. (Al representar en un
gráfico los valores sobre los ejes X e Y, estos datos revelan una relación lineal
perfecta entre la tasa de defunción de personas que tomaban ARVs y la
duración de su tratamiento, a la vez que predicen que, en el plazo de siete años,
todos los que continúen con ARVS habrán fallecido. La alta tasa de abandono de
la terapia reflejada por estas informaciones coincide con numerosos informes
publicados acerca de la toxicidad persistente de los ARVs en la mayoría de los
sujetos a quienes fueron recetados).
--- Informe del portavoz del Ministerio de Salud Pública, Maupi Monyemangene, el 6 de
Octubre de 2005

‘‘El Enviado Especial de Naciones Unidas para el VIH/Sida en África, Stephen
Lewis, expresó su preocupación el Martes acerca del número creciente de
muertes en Malawi entre aquellas personas que se están sometiendo al
tratamiento frente al VIH/Sida en dicho país. Lewis hablaba al final de su visita
de tres días al empobrecido país del sur de África, cuando fue informado por los
funcionarios del gobierno de Malawi que el país estaba tratando de resolver el
11 % de tasa de mortalidad entre las personas que recibían fármacos
antirretrovirales (ARV) gratuitos en los hospitales públicos. Malawi ha
gestionado el aumento del número de personas que recibían ARVs gratuitos
pasando de unos 4.000 hace dos años, a 70.000 en la actualidad’’.
--- ‘‘UN concerned about Malawi’s rising deaths of AIDS patients on ARVs’’
(Las Naciones Unidas preocupada por el aumento de las muertes de los
pacientes con Sida que toman ARVs) en el People's Daily Online de la China,
del 1 de Noviembre de 2006

‘‘La Ministra de Salud Pública de Sudáfrica ha confirmado que cerca de 6.000
personas VIH-positivas habían fallecido mientras tomaban fármacos
antirretrovirales (ARV), desde que comenzara la intervención del gobierno en
2004... cifra por debajo del 3% del número de personas VIH-positivas que
accedieron al tratamiento en las instalaciones estatales para ARV durante el
mismo periodo. El portavoz del departamento de salud, Sibani Mngadi, dijo
que... ‘El número de personas tratadas con terapia antirretroviral a través de
nuestro ‘‘Plan Ampliado sobre VIH y Sida’’ ha aumentado [en] 60.000 el pasado
año, hasta 235.378 al final de Septiembre de 2006’’’.
--- ‘‘SOUTH AFRICA: Govt AIDS programme on course but people still dying’’, (SUDAFRICA:
programa gubernamental de Sida en acción, pero la gente sigue muriendo), de la
Fundación Reuters (Fuente: IRIN), del 14 de Noviembre de 2006
---
‘‘No hemos podido descubrir por qué los médicos prescriben un fármaco tóxico
llamado AZT (Zidovudina) a la gente que no se queja de otra cosa que no sea la
presencia de anticuerpos frente al VIH en su sangre. En realidad, no podemos
entender por qué debe haber algún motivo por el cual los seres humanos
deberían tomar este fármaco’’.
--- El Dr. Kary Mullis, médico clínico y Premio Nobel de Química, en el prefacio del libro
Inventando el virus del Sida, del profesor Peter Duesberg
(Washington: Regnery, 1996)

‘‘Mira, aquí no existe ningún misterio sociológico... Lo que está siendo
amenazado es los ingresos y la posición de la gente... Es por ello que son tan
desagradables. En el campo del Sida, existe una neurosis extendida entre los
científicos... existe simplemente tanta evidencia que se acumula lentamente
contra ellos. Es realmente difícil para ellos manejar el tema. Han cometido un
error realmente grande y no lo repararán nunca. Aún están envenenando a la
gente’’.
--- El Dr. Kary Mullis en ‘‘Out of Control: AIDS and the corruption of medical science’’
(Fuera de control: el Sida y la corrupción de la ciencia médica), de Celia Farber, Harper's
Magazine, Marzo de 2006

‘‘Creo de corazón que no es justo darles [AZT y los otros fármacos ARVs] a mi
gente’’.
--- La Dra. Tshabalala-Msimang, mientras lanzaba una campaña contra la tuberculosis, el
15 de Marzo de 2003

‘‘... se justifica que Usted lance una advertencia acerca del uso terapéutico
prolongado del AZT, o su empleo para las mujeres embarazadas, debido a su
toxicidad y efectos secundarios demostrados. Desgraciadamente, los efectos
devastadores del AZT emergieron sólo después de que el nivel final de los
experimentos estaba en proceso, es decir, los experimentos que consistían en dar
AZT a un gran número de pacientes durante un período de tiempo prolongado.
Su esfuerzo vale la pena... Espero que pueda convencer a su gobierno de no
facilitar el AZT’’.
--- El Profesor Richard Beltz, inventor del AZT en el otoño de 1961, dirigiéndose al abogado
Brink, el 11 de Mayo de 2000

‘‘Hemos visto la colonización, hemos visto el imperialismo, hemos visto el
apartheid... y todos ellos fueron empleados contra nosotros, que somos el
pueblo. [Los africanos] ganaron su liberación y ahora están peleando otra
guerra y están siendo aterrorizados psicológicamente una vez más porque la
gente quiere vender [fármacos ARVs] y obtener ganancias. Y esos productos no
dan ningún beneficio. La única cosa que realmente puede suceder, una vez que
se tocan los antirretrovirales, es que se puede ir en una sola dirección’’.
--- Peter Mokaba, miembro del Congreso, en The Star, el 4 de Abril de 2002


*La exhaustiva bibliografía científica que informa acerca de la toxicidad fetal y la carcinogenicidad
transplacentaria del AZT, a la que se refirió la Dra. Tshabalala-Msimang, está examinada a fondo en
Poisoning our Children: AZT in Pregnancy (Envenenando a nuestros hijos: el AZT durante el embarazo), y en
el análisis breve: Why do Zackie Achmat, Nathan Geffen and Mark Heywood want pregnant African women
and their babies to be given AZT? What AZT does to unborn and newly born children (¿Por qué Zackie
Achmat, Nathan Geffen y Mark Heywood quieren que se les dé AZT a las mujeres africanas embarazadas y a
sus bebés? Lo que hace el AZT a los niños por nacer y a los niños recién nacidos), que se encuentran
disponibles en Internet, en la columna “Quick links” del sitio del TIG (Grupo de información sobre los
tratamientos): www.tig.org.za. Véase además: Introducing AZT (Presentando el AZT); Inventing AZT
(Inventando el AZT); Licensing AZT (Autorizando el AZT); Debating AZT: Mbeki and the AIDS drug
controversy (Debatiendo el AZT: Mbeki y la controversia acerca de los fármacos frente al Sida y The trouble
with nevirapine (El problema con la nevirapina), que también están publicados en este sitio.

25 mg de AZT producido por la compañía Sigma-Aldrich Chemie para los
laboratorios de investigación (GlaxoSmithKline aconseja una dosis diaria
de 500 a 1.500 mg). La etiqueta advierte:

TÓXICO: Tóxico por inhalación, en contacto con la piel y por ingestión.
Órgano(s) diana: sangre y médula ósea. En caso de accidente o ante
sensación de malestar, acúdase al médico de forma inmediata (mostrar la
etiqueta siempre que sea posible). Llevar una vestimenta de protección
adecuada

(La versión más reciente de la etiqueta también incluye una advertencia
acerca de sus efectos cancerígenos).

1 comentario:

Ruben Galo dijo...

Desde luego, hay que joderse que si los descerebrados éstos les diera por usar ese ingenio que han utilizado, en vez de para quedarse con todos, para mejorar las cosas, estaríamos en la gloria, pero no. Eso no parece tan lucrativo. Como o vayamos cambiando ya la percepción de lo que es el dinero a nivel colectivo, y mientras sean ellos los que se lo sacan de la manga, no creo que importe mucho lo demás. Nos tendrán cojidos por los huevos y harán lo que quieran con nosotros. ¿Seremos capaces de ponernos medio de acuredo, aunque sea? Pues esperemos que si. Muy interesante la web, felicitaciones.