jueves, 18 de diciembre de 2008

Hepatoxicidad ZERIT Cáps. dura 15 mg, Estavudina.

Disfunción hepática: se han registrado casos de hepatitis o insuficiencia hepática, que en ocasiones han sido fatales. No se ha establecido la seguridad y eficacia de estavudina en pacientes con trastornos hepáticos subyacentes importantes. Los pacientes con hepatitis B o C crónica tratados con medicamentos antirretrovirales de combinación tienen un mayor riesgo de acontecimientos adversos hepáticos graves y potencialmente mortales. En caso de tratamiento antiviral concomitante para hepatitis B o C, se debe consultar también la información relacionada con estas especialidades farmacéuticas. Los pacientes con disfunción hepática preexistente, incluyendo hepatitis crónica activa, presentan una mayor frecuencia de anomalías de la función hepática durante el tratamiento antirretroviral combinado y deben ser vigilados según la práctica estándar. Si hay pruebas de empeoramiento de la hepatopatía en estos pacientes, debe considerarse la interrupción o suspensión del tratamiento. En el caso de elevaciones rápidas de los niveles de transaminasas (ALT/AST > 5 veces el límite normal superior, LNS), debería considerarse la interrupción del tratamiento con Zerit y cualquier otro medicamento potencialmente hepatotóxico. Síndrome de Reconstitución Inmune: Cuando se instaura una terapia antirretroviral combinada (TARC) en pacientes infectados por VIH con deficiencia inmune grave, puede aparecer una respuesta inflamatoria frente a patógenos oportunistas residuales o asintomáticos y provocar situaciones clínicas graves, o un empeoramiento de los síntomas. Normalmente estas reacciones se han observado en las primeras semanas o meses después del inicio de la terapia antirretroviral combinada. Algunos ejemplos relevantes de estas reacciones son: retinitis por citomegalovirus, infecciones micobacterianas generalizadas y/o localizadas y neumonía por Pneumocystis carinii. Se deberá evaluar cualquier síntoma inflamatorio y establecer un tratamiento cuando fuese necesario. Lipodistrofia y alteraciones metabólicas: La terapia antirretroviral combinada se ha asociado con una redistribución de la grasa corporal (lipodistrofia) en pacientes VIH positivo. Actualmente se desconocen las consecuencias a largo plazo de estos acontecimientos. El conocimiento actual sobre el mecanismo de acción es incompleto. Se ha planteado la hipótesis de una relación entre la lipomatosis visceral y los Inhibidores de la Proteasa, y la lipoatrofia y los nucleósidos inhibidores de la Transcriptasa Inversa (NRTIs). Se ha relacionado un mayor riesgo de lipodistrofia con factores individuales tales como la edad avanzada, y con factores relacionados con el fármaco tales como una larga duración del tratamiento antirretroviral o trastornos metabólicos asociados. El examen clínico debe incluir una evaluación de los signos físicos de redistribución de la grasa. Se deben tener en cuenta los niveles de lípidos en suero y de glucosa en sangre. Los trastornos lipídicos deben tratarse como se considere clínicamente apropiado (véase sección Reacciones adversas). En los pacientes a tratamiento con estavudina, existen evidencias de que la toxicidad ADN mitocondrial podría estar asociada con características específicas de lipoatrofia. Esto debería tenerse en cuenta cuando se considere iniciar una terapia antirretroviral de combinación con estavudina. Osteonecrosis: se han notificado casos de osteonecrosis, especialmente en pacientes con infección avanzada por VIH y/o exposición prolongada al tratamiento antirretroviral combinado (TARC), aunque se considera que la etiología es multifactorial (incluyendo uso de corticosteroides, consumo de alcohol, inmunodepresión grave, índice de masa corporal elevado). Se debe aconsejar a los pacientes que consulten al médico si experimentan molestias o dolor articular, rigidez articular o dificultad para moverse. Ancianos: Zerit no se ha estudiado específicamente en pacientes mayores de 65 años. Lactantes menores de 3 meses: se dispone de datos de seguridad provenientes de estudios clínicos de hasta 6 semanas de tratamiento realizados en 179 pacientes recién nacidos y lactantes menores de 3 meses (ver sección Reacciones adversas). Se deberá tener en especial consideración la historia del tratamiento antirretroviral administrado a la madre y el perfil de resistencia de la cepa VIH de la misma. Disfunción mitocondrial: se ha demostrado in vitro e in vivo que los análogos de nucleótido y de nucleósido causan un grado variable de daño mitocondrial. Ha habido informes de disfunción mitocondrial en bebés VIH negativo expuestos in utero y/o post-parto a análogos de nucleósido (ver además sección Reacciones adversas). Los principales acontecimientos adversos notificados son trastornos hematológicos (anemia, neutropenia), trastornos metabólicos (hiperlactatemia, hiperlipasemia). Estos acontecimientos son a menudo transitorios. Se han notificado algunos trastornos neurológicos de aparición tardía (hipertonía, convulsión, comportamiento anormal). Actualmente no se sabe si los trastornos neurológicos son transitorios o permanentes. Cualquier niño expuesto in utero a análogos de nucleótido o de nucleósido, incluso los niños VIH negativo, deben someterse a un seguimiento clínico y de laboratorio, y en caso de signos o síntomas relevantes debe ser minuciosamente investigada una posible disfunción mitocondrial. Estos hallazgos no afectan a las recomendaciones actuales para utilizar tratamiento antirretroviral en mujeres embarazadas para prevenir la transmisión vertical del VIH. Combinaciones no recomendadas: en pacientes infectados por VIH que fueron tratados con estavudina asociada con hidroxiurea y didanosina, se detectaron casos de pancreatitis (mortal y no mortal) y neuropatía periférica (grave en algunos casos). En pacientes infectados con VIH, tratados con medicamentos antirretrovirales y hidroxiurea, durante el seguimiento post-comercialización de seguridad del medicamento, se han encontrado casos de hepatotoxicidad y fallo hepático que en algunos casos terminó en muerte, las alteraciones hepáticas mortales se detectaron con más frecuencia en los pacientes tratados con estavudina, hidroxiurea y didanosina. Por lo tanto, no se recomienda la administración de hidroxiurea en el tratamiento de la infección por VIH. Intolerancia a la lactosa: la cápsula dura contiene lactosa (120 mg). Los pacientes con problemas hereditarios poco comunes de intolerancia a galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o malabsorción de glucosa-galactosa no deberían tomar este medicamento.